DANIEL RAFFO, AMIGO DE LOS TIGRES




El equipo de trabajo de Daniel Raffo es su paciencia y unas varas, y sus principales compañeros de trabajo son 11 tigres.
Su relación con los animales empezó desde niño, puesto que proviene de una familia de cinco generaciones dedicadas al circo.
El domador es uno de los miembros del circo Ringling Bros. and Barnum & Bailey, que presenta el espectáculo Barnum’s FUNundrum! en el Staples Center hasta el domingo.
“Para mí, mi profesión es algo muy emocionante. Fácil no es nada, lo difícil es mantener la paciencia”, dijo el cirquero argentino, cuya carrera inició a los 13 años con tigres, leones, elefantes y caballos.
Después de haber sido acróbata, malabarista y artista de la cuerda floja en el circo de su familia, Raffo decidió dedicarse a entrenar a los tigres.
La clave para lograr domarlos, aseguró, es tener “mucha comunicación con los animales” y entrenar entre dos y cuatro horas diarias.

“Cada animal tiene su personalidad; hay que entender su personalidad y su carácter”, dijo, y agregó que cada día aprende más de ellos.
A pesar de su experiencia con los felinos en sus 30 años de carrera —una de cuyas décadas ha sido con este circo—, también ha tenido momentos peligrosos.
“Una vez me descuidé y el tigre me agarró de la espalda, pero luego me soltó; desde entonces aprendí la lección”, dijo.
Raffo también tiene un acto con otros animales, como un toro watusi, un elefante, caballos, chivos y llamas.
Su esposa, a quien conoció trabajando, es parte de los 300 empleados del circo. Ella realiza un acto aéreo, al colgarse de su cabellera.
Y como era de esperarse, el show cuenta con acróbatas, un acto vaquero y musical, motociclistas, trapecistas, gimnastas, contorsionistas y payasos, entre otros.
El espectáculo dijo el entrenador es “para toda la familia, es entretenimiento sano de los pocos que quedan en el mundo”.
Esta gira es en tributo al bicentenario del nacimiento de Pete Barnum, uno de los fundadores del reconocido circo, y de acuerdo con Raffo, nadie se la debería de perder.
“El precio que uno paga para venir aquí es menor que lo que se paga para ir al cine”, afirmó.
LA OPINION, 16 de Julio del 2010

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .